NOAA avanza en la lucha contra la pesca INDNR

  • -
51680_345x275_72_DPI_0

NOAA avanza en la lucha contra la pesca INDNR

Con el fin de avanzar en la represión de las prácticas de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en todo el mundo, la División de Pesca de NOAA ha presento suInforme Bienal 2017 al Congreso.

El informe destaca las conclusiones y analiza las actividades extranjeras de pesca INDNR y captura incidental de especies protegidas, y la captura de tiburones en alta mar.

Entre los países identificados como aquellos que cuentan con buques que participaron en actividades de pesca INDNR durante 2014-2016 se encuentran Ecuador, México y la Federación de Rusia.

En nombre de Estados Unidos, NOAA Pesca dialogará con cada nación para alentar acciones para abordar estas actividades y mejorar las prácticas de administración y cumplimiento.

El informe señala que de los seis países identificados por mantener las prácticas de pesca INDNR, cinco (Colombia, Ecuador, Nicaragua, Nigeria y Portugal) ya han tomado medidas para abordar los problemas y obtener una certificación positiva.

En cuanto a México, explica que aunque este país ha avanzado, necesita lograr progresos relevantes, como el aumento de las patrullas de vigilancia, la reducción de los subsidios a los motores, y la iniciación y resolución de los casos de ejecución. Por lo tanto, aún no ha logrado su certificación positiva.

Según el informe de 2017, no se han identificado naciones implicadas en la captura incidental de recursos marinos vivos protegidos, ni en la captura de tiburones en alta mar.

Cuando NOAA Pesca certifica negativamente a una nación, esto significa que no ha tomado medidas suficientes para abordar las actividades de pesca INDNR que constituyeron la base de su clasificación original. Por consiguiente, esa nación queda sujeta a prohibiciones para la exportación de sus productos pesqueros a Estados Unidos y se le deniegan los privilegios portuarios para sus buques pesqueros.

NOAA hace hincapié en que la pesca INDNR no sólo socava los esfuerzos internacionales para gestionar y reconstruir las pesquerías de manera sostenible, sino que crea una competencia injusta en el mercado para los pescadores que cumplen las reglas, como los de Estados Unidos.

Fuente: FIS Estados Unidos